Ahuuuuuuuuuu

E-mail Imprimir PDF

Tobias La Tomini

Como un ángel a la deriva que se adentra sin saberlo en lo infernal; como un sol y un re que, cogidos de la mano, se lanzan al abismo dando piruetas imposibles... Y tú, tú tan distante y pensando en Dios sabe qué infiernos. Y yo... tan extraviada por los caminos infinitos que me señalan tus tendones y tu boca sin sonrisa. Abandonada, sí, abandonada. Perdida en el laberinto de la recta que separa tus ojos de los míos, en la fausta inmensidad de lo sencillo, en lo diabólico y lo divino... Resuelta a seguir perdida perdiéndome a todas horas en los aullidos indecorosos que le lanzas a la luna. Perdida, perdida, perdida, perdida, perdida, perdida, perdid,perdi, perd, per, per, p,


( 2 Votes )
 

Jazz

E-mail Imprimir PDF

Marc Roca Gimeno

Y la Maga estaba llorando, Guy había desaparecido, Etienne se iba detrás de Perico, y Gregorovius, Wong y Ronald miraban un disco que giraba lentamente, treinta y tres revoluciones por minuto, ni una más ni una menos, y en esas revoluciones Oscar’s Blues, claro que por el mismo Oscar al piano, un tal Oscar Peterson, un tal pianista con algo de tigre y felpa, un tal pianista triste y gordo, un tipo al piano y la lluvia sobre la claraboya, en fin, literatura.

(Rayuela, capítulo 18)

Por favor, basta ya de Cortázar, basta de Rayuela, sé tú mismo, vale, voy a ser yo mismo a ver qué se me ocurre… sí, sí, ya sé, me acuerdo de aquellos años donde iba muchos sábados por la tarde a casa de mis tíos y mi tía se iba a jugar al bridge con sus amigas y me quedaba con mi tío Enric y su amigo Manel escuchando discos de jazz y era tan rico deslizarse con el gin tonic de las seis de la tarde (la merienda, decía mi tío) por Louis Armstrong tocando su trompeta y acompañando la cándida voz de Ella Fritgerald y después vinieron el saxo tenor de John Coltrane y el pianista blanco, enano y un poco deforme, Michel Petruciani, tan bajito y tan cálido en sus notas de puro corazón entregándose mientras su enfermedad le tomaba la delantera y poco a poco se iba apagando al mismo tiempo que el contrabajo de Ray Brown contorneaba los último silencios de la pieza que terminaba con grandes aplausos de un público entregado en el París lluvioso de mes de octubre como ahora en Varsovia, noche fría y lluviosa de gotas que se pegan al cristal de la ventana mientras recuerdo cómo salimos del Wolkswagen de Anna y subimos en el ascensor hasta su piso en Wilanów y ella me dice en su español casi perfecto que no me porte mal, por favor, no quiero complicaciones, y lo dice con una sonrisa que me conduce al sofá de su salón palacio y ella rápida abre la botella de vino y enciende suavemente la lámpara de pie al lado de la chimenea y nos tumbamos solitarios pero cómplices y sabiendo que vamos a jugar toda la noche por las habitaciones y que vamos a alargar los placeres hasta que el sueño nos atrape en su cama de sábanas manchadas por un sudor distinto al que le cae ahora a Louis Armstrong después de terminar su “Hello Dolly” y el estadio se rinde mientras él se pasa el pañuelo por la frente y sonríe desde su cara profundamente negra de dientes blancos y algo se me retuerce por dentro y prefiero no recordar nada más de ella y sólo vivir en un presente de ausencias que intento mitigar con grabaciones de esa música que se perdió por los últimos tugurios de la Quinta Avenida.


( 2 Votes )
 

Perdido jazz duet

E-mail Imprimir PDF

sencillamentelaura

 

Algún día, en alguna plaza, mientras los niños corran a abrirse la cabeza sobre el pavimento gris y las madres miren el rojo, rojo, rojo de la sangre negra y los coches hagan sonar sus bocinas y las palomas revoloteen sobre viejas que llevan medias, algún día, nos volveremos a encontrar.

 

Pero no será como entonces, en el segundo piso de un viejo teatro abandonado, con mesas redondas y vasos rayados. ¿Recuerdas? No será como en el Baton Rouge, yo no seré una niña, tu no serás un hombre. Ya no habrá jazz, ni un piano de madera de roble sobre el escenario, ni un sexólogo enano sirviendo coñacs. Tus dedos volaban sobre las teclas y yo sobre ellas. El mundo era pequeño como un dedal. Bajaste del escenario arrastrando las últimas notas cosidas a tus dedos. Tu también eres pianista. La niña tembló ahogándose en las luces de terciopelo azul, con el sexo húmedo y la carne tibia. Sintiéndose pequeña bajo la sombra alargada de tus ojos fríos. Me gustaría que me tocaras algo. Es torpe, es tímida, es fea. ¿Qué quieres que te toque? ¿La recuerdas? Te reíste y me tocaste. ¿Me recuerdas? Tan dócil, tan asustada, tan dispuesta a humillarse. Y tu tan dispuesto a humillarme. Tocabas jazz en un viejo teatro con nombre de prostíbulo y brillantina de neón. Había mesas redondas y un viejo sexólogo servía coñacs en vasos rayados. Creo que el viejo era tu padre. Repartía tarjetas con un barco sobre un fondo blanco, pensaba que era elegante, que recordaba a París y a las moscas verdes de la orilla del Sena: Baton Rouge. Ese era tu teatro y yo tu puta. Tan torpe, tan tímida, tan dócil.

 

Algún día, en alguna plaza. Las mujeres aullarán de miedo bajo un cielo de nubes cambiantes, un camarero resbalará y la cerveza de una jarra fría correrá, amarilla y burbujeante, a fundirse con la sangre roja de tu cuerpo blanco. Y antes de morirte rodeado de ojos, bocas y manos que no podrán socorrerte, me reconocerás. Y sabrás que soy yo la que te está matando.


( 3 Votes )
   

A Love Supreme

E-mail Imprimir PDF

Ctvo CbzaCfga

y el saxo de John Coltrane estallando
directamente en tu cerebro:
¿Queréis droga más dura?

(Iván Tubau)

It is almost impossible to imagine a world without A Love Supreme having been made

(Sam Samuelson)

I

Acknowledgment

La primera vez que estalló en mi cerebro

cruzaba en fuga

la ciudad nocturna y neón

en un coche lanzado

al centro de la noche

encendido

por las ráfagas ígneas

de sonido incendiando

mis neuronas

Just

Jazz

Blessed Jazz

La primera vez que me mordió el corazón

Henderson handled the saxo

&Jones

Tyner

i Carter

hacían saltar la sección rítmica

con contundentes

y hermosos espasmos

in a 4 by 5

of the Jazz bite

que me intoxicó para siempre

Just Jazz

Blessed

Jazz

Luego llegó Coltrane

y la vida

ya nunca fue la misma


( 2 Votes )
 

Heridos de letra, de jazz y de swing

E-mail Imprimir PDF

Madame Blavatsky

I

El vodevil fue ese mejunje de cordones,

De flecos, de tacones, de pelucas,

Fue musiquita, melodía, soniquete,

Fue la negrura de las notas,

El tembleque,

El barrenar

Barrunto,

Soledades.

Estoy tan blue, tan blue que descoloro,

Y soy un príncipe de arcilla,

Purpuresco,

Estoy tan blue que a veces me destiño

Y desearía ser verde, verde,

Verde,

Verde porque el azul pierde.

 


( 1 Vote )
 

Rufus, the Strange Fruit

E-mail Imprimir PDF

Ricardo Triviño Sánchez

Un ahorcado con las letras de la palabra jazz

Rufus (Swung His Face At Last To The Wind, Then His Neck Snapped)

de Archie Shepp - Escuchar

Strange Fruit, de Billie Holiday - Escuchar


( 1 Vote )
 

Vacilaciones varias

E-mail Imprimir PDF

Sonia Teruel

Vacilación núm.1:

Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel


Vacilaciones Varias de Sonia Teruel

 

Vacilación núm. 2:

¿A quién pretendes engañar? No entiendes el jazz. Sólo pillas los hits más granados y las estrofas más melódicas. ¿Por qué sigues yendo a jam sessions y moviendo el pie como si te llevase un torbellino de emociones con cada soplo de aire, cada batir, con cada desliz sobre una cuerda?

El saxo te resulta estruendoso sobremanera cuando alcanza sus más agudos, y el contrabajo pesado en demasía cuando se rebaja a sus más graves. El golpeteo constante del platillo te produce algo semejante a la epilepsia y las pasiones más resentidas de la voz un tedio tan profundo que te transportan a un estado de inconsciencia cercano a la fase REM.

¿Por qué te sigues mezclando con esos dandys del tres al cuarto? ¿Quién gana? ¿El que mueve durante más rato pies y cabeza al ritmo menos superficial?

 


( 1 Vote )